Blog

¿Conoces la Ómica?

Omica es un término con el que puedes estar familiarizado o no. Es el estudio de las interacciones y conexiones dentro del cuerpo, la comprensión de que nada en la biología actúa solo o aislado. Todo funciona en asociación, a veces en sinergia, a veces en oposición, pero siempre en alianza. Cuando observamos el cuerpo, es una red de interconexiones. El estudio de la ómica se refiere al ámbito de la biología de sistemas que (finalmente) reconoce que nada es singular, segregado o determinante. Sólo el individuo -el paciente, el cliente- es singular. Y lo que nos ayuda a entender su singularidad es nuestra comprensión de sus interacciones únicas, con sus múltiples factores históricos, ambientales y biológicos. Es nuestra apreciación de que todas esas consideraciones no sólo están conectadas, sino que son importantes.


En medicina, esto puede considerarse un valor N de 1, donde el paciente individual es la única unidad de observación al considerar la eficacia o el efecto secundario de las diferentes intervenciones.


El campo de la ómica está haciendo evolucionar rápidamente la investigación que nos ayuda a entender el papel de la biología de sistemas a través de una lente más comprensiva y multidisciplinar. Ilustra cómo nuestros complejos sistemas biológicos se ven afectados por innumerables factores e “insultos” externos.


Y la ómica nos permite considerar por qué la reacción de un individuo puede ser diferente a la de otro, aunque hayan experimentado el mismo desaire u ofensa. ¿Por qué dos personas que comen las mismas espinacas contaminadas con e.coli, que les pica la misma garrapata o que reciben la misma vacuna o antibiótico reaccionan de forma diferente? Ello subraya la legitimidad de un enfoque bioindividualista de la atención sanitaria, apoyando nuestro reconocimiento de que una talla única nunca puede servir para todos. ¿Cómo podría?

La ómica nos muestra que todas las piezas son verdaderas, pero parciales, y que cuando tenemos más piezas del rompecabezas del paciente, podemos ver la imagen con más claridad. Y la ómica nos ayuda a determinar cómo pensar a través de una lente preventiva, en lugar de una lente correctiva (veamos qué podemos aprender antes en lugar de después de que esta persona enferme).


La ómica incluye los campos de la genómica, la epigenómica, la transcriptómica, la metabolómica, la conectómica, la enviromía, la exposómica, la interacción con los alimentos y otros factores. Cada uno de estos campos de estudio nos ofrece la oportunidad de reconocer y considerar la fisiología en un contexto más global, y de formas que antes eran inconcebibles.


Gracias a la investigación en estos campos científicos, ahora sabemos lo que podemos hacer, como profesionales y como pacientes (¡y todos somos pacientes!) para prevenir y potencialmente revertir o resolver las enfermedades.


Mientras que la ómica nos dice que todos los sistemas de nuestro cuerpo están interrelacionados -cualquier cosa que se haga para afectar a una parte del cuerpo probablemente afectará a todas las partes- la Medicina de Precisión nos dice que los tratamientos deben ser bio-individuales. La biología de cada persona es tan única como su huella digital. Para ofrecer los resultados más sostenibles en nuestras prácticas, sería prudente prestar atención a esto.

La epigenética nos dice que hay factores ambientales que activan nuestros genes, “se encienden” y “se apagan”. Esto significa que nuestro genoma no es fijo, sino que se ve afectado por nuestro epigenoma, es decir, por nuestros hábitos diarios, como la alimentación, el entorno, el movimiento, los niveles de estrés e incluso nuestros pensamientos. Desde el descubrimiento del genoma humano, hemos aprendido que pocos de los polimorfismos de un solo nucleótido (SNP) a los que hemos dirigido tanta atención con la esperanza de que proporcionaran las respuestas clínicas, importan. Son los factores que bañan, rodean o influyen en esas variantes genéticas, es decir, la epigenética, son los que tienen el verdadero impacto clínico. El almuerzo importa. La hora de dormir importa. La comunidad y la conexión son importantes. Y todos ellos importan de forma única para cada uno de nosotros. Las soluciones bioindividuales son necesarias, y su aplicación requerirá un nuevo tipo de profesional y de enfoque.

Lo que NUNCA hará una pastilla por ti

Lo que NUNCA hará una pastilla por ti

- Identificar las verdaderas raíces de tus síntomas- Tratar progresivamente el origen de tu condición- Regular tu sistema nervioso a través de tu respiración y mindset- Regular tus niveles de glucosa y acorde al ciclo- Darte el bienestar que da una práctica diaria-...

leer más
Selecciona una opción
USD Dólar de los Estados Unidos (US)