Blog

Causa Raíz del Desgaste Muscular

Los siguientes pasos se dividen en cuatro categorías principales: optimizar las hormonas tiroideas, centrarse en la ingesta de aminoácidos/proteínas, equilibrar las glándulas suprarrenales y reducir la inflamación. Estos pasos abordan las causas fundamentales comunes de la enfermedad de Hashimoto y, en particular, los síntomas de desgaste muscular.

1. Optimizar los niveles de la hormona tiroidea

Como profesional de la medicina funcional y detective de la causa raíz, para mí, un diagnóstico temprano de Hashimoto es un primer paso vital para sentirse mejor. Para alguien que aún no ha sido diagnosticado, el primer paso para resolver el desgaste muscular (y muchos otros problemas de salud) sería la prueba de anticuerpos de la tiroides, junto con un panel completo de la tiroides. A menudo podemos encontrar anticuerpos tiroideos años antes de que el nivel de TSH de una persona resulte anormal; y en todo ese tiempo, no sólo es probable que se produzca más daño a la tiroides, sino que los síntomas de desgaste muscular tampoco se están abordando.

Las hormonas tiroideas participan en numerosos aspectos del desarrollo muscular, incluyendo la función contráctil, los procesos metabólicos, la miogénesis y la regeneración del músculo esquelético.

Así que lo primero es lo primero – si su desgaste muscular es causado por niveles inadecuados de la hormona tiroidea, ¡entonces debe optimizar sus niveles de hormona tiroidea!

Los estudios han demostrado que los niveles de la hormona tiroidea pueden tener un impacto en la atrofia muscular, como se observó en un estudio de 2015 en Corea, que encontró que los niveles más altos de T4 se asociaron con sarcopenia tanto en hombres como en mujeres mayores de 60 años, cuando se midió tanto la velocidad de la marcha como la fuerza de agarre.

Usando el Enfoque de Causa Raíz, también queremos asegurarnos de que tenemos niveles óptimos de TSH Y hormonas T4 y T3 óptimas, en lugar de simplemente tener niveles de TSH en los rangos “normales” más convencionales. (Puede leer más sobre los paneles de tiroides y los niveles óptimos de hormonas tiroideas aquí).

Si los resultados de un cliente están fuera de los rangos óptimos, puedo recomendar un medicamento de reemplazo de la hormona tiroidea T4 o T4/T3 como un comienzo. La investigación ha demostrado que la normalización de los niveles de TSH (que los medicamentos para la tiroides pueden ayudar) puede resultar en la mejora de los síntomas relacionados con la atrofia muscular.

Sin embargo, para algunos, el desgaste muscular NO está relacionado con los niveles de hormonas tiroideas en absoluto. Si sus hormonas tiroideas son óptimas, puede haber pasos adicionales que tendrá que tomar para resolver el desgaste muscular. La buena noticia es que muchos de ellos son fáciles de implementar.

2. Concéntrese en obtener más bloques de construcción para sus músculos

Para volver a poner el cuerpo en marcha, tendremos que empezar por apoyarlo con los bloques de construcción que necesita – proteínas, aminoácidos y apoyo digestivo – para descomponer y utilizar adecuadamente la proteína. También tendremos que apoyar la producción de esteroides anabólicos naturales equilibrando los niveles de cortisol y eliminando cualquier infección subyacente.

Optimizar la ingesta de proteínas

Recuerde que el cuerpo está descomponiendo su propia proteína muscular para alimentar su respuesta inflamatoria al estrés. Esto significa que su requerimiento general de proteínas se incrementará. Si bien sabemos que la inflamación es la causa principal de esto y definitivamente queremos abordar la inflamación (más sobre esto en un minuto) para que ya no necesitemos tanta proteína, siendo realistas, la reducción de la inflamación a un nivel saludable puede tomar algún tiempo.

Mientras tanto, tenemos que obtener cantidades adecuadas de proteínas para construir el cuerpo de nuevo para que la respuesta inflamatoria no está llevando a una ruptura del tejido muscular. Un componente clave para asegurarse de que nuestros músculos reciben los aminoácidos que necesitan para reparar y construir, es asegurarse de que estamos recibiendo suficiente cantidad de estos aminoácidos en nuestro sistema.

Una forma obvia de obtener más proteínas es consumir más proteínas 🙂 Considera ajustar tu dieta para que se base más en las proteínas, y minimizar los carbohidratos y los alimentos procesados (esto también ayudará a tu nivel de azúcar en la sangre, que es otra estrategia clave para la construcción de los músculos de la que hablaré más adelante en este artículo).

Si necesitas algunas ideas de recetas, puede que quieras mirar la dieta de estilo Paleo, que se centra en gran medida en carnes de calidad, verduras y frutas. (En mi encuesta de 2015, ¡el 81% de mis lectores con Hashimoto dijeron que se sentían mejor con esta dieta!)

Cuando empecé una dieta Paleo, recuerdo que sentí como, de repente, mis abdominales se hicieron más visibles, incluso después de años de ser invisibles y ocultos a pesar de horas y horas de clases de abdominales y Pilates.

También me encanta utilizar proteínas en polvo para aumentar la cantidad de proteínas que ingiero. Esto se debe a que ya están descompuestas y son fáciles de incorporar en el día, en forma de batidos y licuados. Tenga en cuenta que la mayoría de las proteínas en polvo contienen soja y suero de leche, que son proteínas muy reactivas para los que tienen Hashimoto. Recomiendo la proteína hidrolizada de ternera y la proteína de guisante como las proteínas más hipoalergénicas para las personas con Hashimoto.

Creé la Proteína Paleo en Polvo de Rootcology AI y la Proteína Paleo de Vainilla (de proteína de res hidrolizada) específicamente para las personas con Hashimoto. Sorprendentemente, la proteína de ternera es sabrosa y es menos probable que cause reacciones alimentarias debido al proceso de hidrólisis (que rompe la proteína en trozos diminutos).

La proteína de guisante orgánica de Rootcology es otra opción que he creado, que también es menos probable que sea reactiva. NOW Foods también hace un gran polvo de proteína de guisante.

También he encontrado que la proteína de cáñamo es bien tolerada por las personas con Hashimoto.

¿Cuántas proteínas se necesitan?

  • A efectos de salud general, debería consumir entre 0,45 y 0,55 gramos de proteínas al día por cada kilo que pese. Esto se traduce en unos 50 gramos de proteínas al día, para una persona que pesa 45 kilos.
  • Se recomienda una mayor ingesta de proteínas (0,55-0,68 gramos por cada libra de peso corporal, por día) para la mayoría de los adultos mayores que tienen enfermedades agudas o crónicas. En este caso, una persona que pesa 100 libras debería aspirar a consumir entre 54 y 68 gramos de proteínas al día.
  • En general, cuanto más activo sea, más proteínas necesitará. Los culturistas necesitan incluso más proteínas, hasta 1 gramo de proteína por cada kilo de peso corporal, por lo que una persona de 45 kilos debería consumir 100 gramos de proteínas al día.
  • Las personas mayores con enfermedades renales graves (que no están en diálisis) son una excepción a esta regla – estas personas pueden necesitar limitar su consumo de proteínas, ya que sus riñones pueden no ser capaces de procesar adecuadamente la proteína.

Apoyar la digestión de las proteínas

Otro punto clave aquí es asegurar que estamos digiriendo nuestra proteína. La gente suele decir que somos lo que comemos. Estoy de acuerdo, y lo llevaría un paso más allá y diría que somos lo que digerimos 🙂 Los niveles bajos de ácido estomacal que conducen a la malabsorción de proteínas son muy comunes en el Hashimoto. Tomar un suplemento como la Betaína con Pepsina va a ser increíblemente útil para digerir las proteínas.

La betaína con pepsina puede marcar una tremenda diferencia en los síntomas de una persona porque, una vez que empezamos a digerir correctamente nuestras proteínas, pueden ocurrir algunas cosas estupendas:

  1. El cuerpo no necesita gastar tanta energía en la digestión, y como la digestión es uno de los mayores gastos de energía de nuestro cuerpo, a menudo empezamos a tener un exceso de energía.
  2. Los aminoácidos que se encuentran en las proteínas se vuelven biodisponibles, ayudando a la creación de neurotransmisores y de combustible para nuestro cuerpo.
  3. Será menos probable que reaccionemos a nuestros alimentos, ya que las partículas de comida se descomponen en aminoácidos individuales antes de que pasen a nuestro intestino.
  4. Nos sentiremos más ligeros después de comer y no tendremos antojos de comida cuando estemos llenos.

En general, cuanta más proteína y cuanto más unidas estén las moléculas de proteína entre sí, más betaína y pepsina necesitarás tomar con cada comida. Por ejemplo, una cena de bistec requerirá más betaína y pepsina que un batido de proteínas de guisantes 😉 .

Como beneficio adicional, la betaína y la pepsina pueden conducir a la reducción de la inflamación y el dolor en general para muchas personas. La betaína también puede descomponer la homocisteína, lo que reduce aún más la inflamación, y es especialmente útil para aquellos con mutaciones del gen MTHFR.

Considere la posibilidad de tomar un suplemento de carnitina

Las proteínas están formadas por 20 aminoácidos, nueve de los cuales el cuerpo debe ingerirlos a través de la dieta (ya que el cuerpo no los produce). Estos nueve aminoácidos esenciales son la histidina, la isoleucina, la leucina, la lisina, la metionina, la fenilalanina, la treonina, el triptófano y la valina. Por lo general, podemos obtener estos aminoácidos a través de una dieta centrada en alimentos integrales, tipo Paleo, que restrinja los alimentos procesados; pero al profundizar en la investigación, así como en mis propias pruebas de laboratorio, he encontrado que muchas personas con Hashimoto son en realidad DEFICIENTES en muchos de los aminoácidos – incluso los que nuestro cuerpo se “supone” que debe producir.

La carnitina es un aminoácido que se encuentra en abundancia en el músculo esquelético y que tradicionalmente se ha asociado con el desgaste muscular en la enfermedad de Graves, pero que recientemente también se ha puesto en práctica en el Hashimoto, así como en las mujeres embarazadas y recién paridas. Esta deficiencia puede provocar síntomas como fatiga, niebla cerebral, estreñimiento, problemas digestivos y debilidad y dolores musculares.

Las investigaciones han demostrado que, en los pacientes con hipotiroidismo, existe una tendencia a que el contenido de carnitina en los músculos sea inferior al normal, y que los niveles de carnitina mejoran con el tratamiento de la hormona tiroidea. Como ventaja adicional, los estudios de suplementación con carnitina han demostrado una mejora de la tolerancia a la glucosa en estados de resistencia a la insulina, en dosis que van de 1000 a 4000 mg. Esto es importante, ya que el equilibrio del azúcar en la sangre es otro componente clave para restaurar la masa muscular.

En mi experiencia, la suplementación con carnitina puede ser un cambio de juego para la debilidad muscular en las personas con la enfermedad de Hashimoto y Graves.

Recomiendo la Mezcla de Carnitina de Rootcology, que combina de forma única la L-carnitina (para los músculos) y la acetil-L-carnitina (¡genial para la función cerebral!) en una cómoda cápsula de 500 mg. Las dosis terapéuticas de 2 cápsulas, tomadas dos veces al día, pueden ayudar a restaurar los niveles de carnitina en el cuerpo.

Además, a menudo recomiendo suplementos de apoyo de aminoácidos como Amino-NR (un maravilloso complejo de aminoácidos importantes, incluyendo los aminoácidos de cadena ramificada que apoyan la construcción muscular), o Free Form Amino Caps.

3. Crear más esteroides anabólicos naturales con apoyo suprarrenal

Apoyar nuestras suprarrenales y reducir el estrés puede ayudar a cambiar el cuerpo de un estado catabólico y volver a un estado anabólico, donde la construcción de músculo puede reanudar.

Nuestras suprarrenales liberan hormonas como el cortisol y la anabólica DHEA, que a menudo se llama nuestra “hormona de la juventud”. La función principal del cortisol es mantener el cuerpo alimentado durante un momento de estrés. Como se ha mencionado anteriormente, el cortisol hace que el cuerpo entre en una fase de ruptura de tejidos (catabólica) en lugar de una fase de reparación de tejidos (anabólica). En condiciones normales, existe un equilibrio entre las fases catabólica y anabólica.

De nuevo, durante las situaciones de estrés, el cuerpo desplaza la producción de hormonas en lugar de producir las hormonas DHEA, progesterona y testosterona, para centrarse en la producción de cortisol. Este mecanismo se conoce como “robo de pregnenolona”. Es una forma protectora de conservar recursos para ayudarnos a sobrevivir a situaciones estresantes de “lucha o huida”, como ser perseguidos por osos. Sin embargo, nuestra respuesta al estrés puede activarse en situaciones que no suponen una amenaza para la vida y que nos resultan estresantes, como llegar tarde o estar atrapados en el tráfico. Esto puede convertirse en una activación crónica de la respuesta al estrés en la que el cuerpo se esfuerza por seguir produciendo más cortisol, deteniendo la producción de otras hormonas que normalmente producen las glándulas suprarrenales (como la progesterona, la DHEA y la testosterona).

Como esteroide anabólico, la DHEA ayuda a reparar los tejidos, contrarrestando los efectos del cortisol. Sin embargo, cuando la DHEA se agota durante la respuesta al estrés crónico, esto puede contribuir a la pérdida de músculo.

Para apoyar la producción de esteroides anabólicos naturales (DHEA y testosterona) y conseguir que el cuerpo vuelva a estar en modo de construcción muscular, necesitamos equilibrar nuestros niveles de cortisol apoyando la salud suprarrenal.

Apoyar los niveles de DHEA

Aunque los suplementos de DHEA están disponibles y pueden ser recomendados para algunas personas, no deben utilizarse sin la orientación de un médico o sin una prueba previa de los niveles de DHEA.

Alternativamente, los suplementos de magnesio pueden ayudar a restaurar los niveles de DHEA y se recomiendan con seguridad para la mayoría de las personas. El magnesio puede tomarse en forma de suplemento. También puede aplicarse de forma tópica – esta forma puede ser mejor absorbida por algunas personas. Se recomienda utilizar de 2 a 4 onzas en un baño o en un remojo de pies para restaurar los niveles intracelulares de magnesio. También se ha comprobado que los baños de sal de Epsom aumentan los niveles de magnesio.

Los adaptógenos pueden ayudar a normalizar los niveles de DHEA también. Me encantan los adaptógenos suprarrenales y los he tomado de forma intermitente durante muchos años (especialmente durante los periodos de estrés), aunque los dejé durante el embarazo (muchos pueden usarse de forma segura durante la lactancia, pero eso es un artículo aparte para el futuro). Como madre ultra-ocupada, he empezado a tomarlos de nuevo. Uno de mis favoritos es la maca, que contiene magnesio y aminoácidos que ayudan a los músculos. Puede ser una gran adición a tu bebida proteica habitual.

También he desarrollado mi propia mezcla de adaptógenos, Rootcology Adrenal Support, que contiene una combinación de adaptógenos y vitaminas para apoyar los niveles de DHEA y una respuesta saludable al estrés.

Hidratación y equilibrio de electrolitos

Mantener una hidratación y un equilibrio de electrolitos adecuados es otro paso importante para apoyar a las glándulas suprarrenales y prevenir el desgaste muscular, que es fácil de abordar cada día. Los componentes proteínicos que crean las fibras musculares dependen de las fuerzas eléctricas para realizar su trabajo de expansión y contracción, y dependen en gran medida de un equilibrio adecuado del pH – de lo contrario, puede producirse un daño muscular. Un estado ácido se ha asociado clínicamente a los músculos doloridos, los calambres musculares, los espasmos, los tics y las piernas inquietas. Por lo tanto, la hidratación adecuada y el equilibrio de electrolitos son una parte importante del mantenimiento de la salud muscular.

La recomendación general es de 6 a 8 tazas (o de 6 a 8 vasos de ocho onzas) al día de agua limpia y filtrada – pero para obtener una cantidad precisa específica para su cuerpo, hay un simple cálculo que puede hacer.

En general, querrá beber la mitad de su peso corporal (medido en libras), en onzas. Por ejemplo, una persona de 150 libras debería beber 75 onzas de agua al día.

Sin embargo, dependiendo de su nivel de actividad, es posible que necesite más.

Además de beber agua, también es importante prestar atención al equilibrio de electrolitos.

Los electrolitos son minerales que desempeñan un papel fundamental en el organismo. Mediante un proceso bioquímico, los electrolitos se convierten en iones (un átomo o molécula con carga eléctrica) que pueden conducir señales eléctricas en el cuerpo. Estas señales crean la comunicación y la función dentro de los nervios y los músculos, ya que los electrolitos entran o salen de las células. Los electrolitos son importantes para el equilibrio de los fluidos, la contracción muscular y la presión sanguínea, y también desempeñan otras funciones en el organismo.

Los electrolitos incluyen:

Sodio

Potasio

Calcio

Magnesio

Cloruro

Fosfato

Bicarbonato

El potasio es el principal ion intracelular (dentro de la célula) y el sodio es el principal extracelular (fuera de la célula). El potasio y el sodio son sin duda los más importantes para mantener una buena hidratación y un buen equilibrio de electrolitos en el organismo. El sodio y el potasio funcionan en el cuerpo en un equilibrio muy específico.

Observará que el magnesio también figura como electrolito. La deficiencia de magnesio es una de las causas principales de una variedad de síntomas relacionados con los músculos, incluyendo dolor en las articulaciones y calambres musculares.

Un truco simple para permanecer alcalino (es decir, reducir nuestro estado ácido) y reducir los dolores musculares es beber más agua, añadir sal marina a la mezcla, y tomar Citrato de Magnesio de Rootcology (que también apoya un mejor sueño nocturno) o Glicinato de Magnesio de Pure Encapsulations (que ayuda a reparar y reconstruir los músculos), así como un suplemento de bicarbonato de potasio, como K Alkaline de Moss Nutrition (que apoya un estado alcalino) a la hora de acostarse.

También recomiendo añadir la mezcla de electrolitos Rootcology para ayudar a mantener un equilibrio saludable de electrolitos. Esta mezcla contiene magnesio, potasio, sodio y cloruro, además de D-ribosa, que es importante para la función cardíaca saludable, la recuperación del ejercicio y la producción de energía. De hecho, la D-ribosa fue estudiada recientemente por su capacidad para ayudar a los atletas a recuperarse del ejercicio extenuante. Los atletas, a los que se les administró 10 g diarios de D-ribosa durante un entrenamiento de alta intensidad, mostraron mejoras significativas en el rendimiento y niveles reducidos del marcador de daño muscular creatina quinasa (CK), con una disminución del esfuerzo percibido por parte de los participantes en la prueba.

Equilibrar el azúcar en sangre 

Los desequilibrios de azúcar en la sangre son uno de los principales contribuyentes a la disfunción suprarrenal, y la resistencia a la insulina se ha asociado con el desgaste muscular, así como con el Hashimoto. En un estudio de 2017 sobre la resistencia a la insulina y el Hashimoto, los autores concluyeron que los niveles altos de anticuerpos tiroideos están relacionados con los niveles altos de glucosa en sangre en ayunas y los niveles altos de insulina.

Los cambios en la dieta se centran en eliminar el exceso de carbohidratos y añadir proteínas y grasas saludables en cada comida, para estabilizar el azúcar en sangre. Intente no superar una proporción de 2:1 de carbohidratos por proteína. Centrarse en alimentos de bajo índice glucémico (IG) y de baja carga glucémica (CG), que se queman más lentamente, puede ayudar mucho a equilibrar el azúcar en sangre. Lea más sobre cómo tratar de forma natural los problemas de azúcar en sangre e insulina aquí.

Hay una variedad de suplementos que pueden ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina y equilibrar el azúcar en la sangre. Un par que me gusta recomendar incluyen:

  •  L-Glutamina en polvo de Pure Encapsulations: Esta forma de glutamina (que también se encuentra en el caldo de huesos) apoya el revestimiento de la mucosa y el funcionamiento saludable del tracto gastrointestinal. Como aminoácido esencial, también apoya la masa muscular magra, especialmente en tiempos de estrés metabólico. Las investigaciones han demostrado que la glutamina es eficaz para restaurar la respuesta a la insulina en los diabéticos.
  • Myo-Inositol Powder de Rootcology: La suplementación con esta forma de inositol ha demostrado tener muchos beneficios para el Hashimoto, incluyendo mejoras en la sensibilidad a la insulina, así como la reducción de los niveles de anticuerpos tiroideos y TSH (cuando se toma junto con el selenio). 

Otras intervenciones en el estilo de vida que pueden ayudar a mantener las glándulas suprarrenales son la mejora de los hábitos de sueño y el control del estrés. (Aprenda más sobre el apoyo a las glándulas suprarrenales y la mejora de los hábitos de sueño).

4. Reducir la inflamación

Como la inflamación crónica puede ser una de las causas principales de la deficiencia de proteínas, es importante abordar las causas fundamentales de la misma. Sabemos que la inflamación impulsa al cuerpo a producir más cortisol, y podemos ahorrar algo de cortisol reduciendo la inflamación y utilizando productos antiinflamatorios adicionales.

Las principales causas de la inflamación en el cuerpo incluyen la sensibilidad a los alimentos, las infecciones intestinales crónicas y ciertas deficiencias de nutrientes.

Eliminar las sensibilidades alimentarias

Las sensibilidades alimentarias pueden causar inflamación y conducir a una capacidad reducida de extraer los nutrientes que necesitamos de los alimentos que comemos -incluidos los aminoácidos- para construir y mantener adecuadamente la masa muscular.

Las sensibilidades alimentarias más comunes que se encuentran en las personas con Hashimoto son el gluten, los lácteos, la soja, los cereales (el maíz, en particular), las legumbres (patatas, tomates y pimientos), los frutos secos y las semillas.

Al encuestar a mis lectores y clientes, he descubierto que alrededor del 93% se ha sentido mejor con una dieta sin gluten. Otro 75% dijo sentirse mejor con una dieta sin lácteos, el 73% se sintió mejor sin cereales y otro 60% dijo sentirse mejor sin soja. Las dietas sin huevo y sin solanáceas fueron útiles el 40 y el 35 por ciento de las veces, respectivamente.

Mi experiencia personal y clínica ha demostrado que la sensibilidad al gluten es uno de los desencadenantes más importantes del Hashimoto, y la mayoría de las personas experimentan mejoras significativas en su salud cuando eliminan el gluten de su dieta. De hecho, eliminar el gluten puede ayudar a revertir la permeabilidad intestinal (que siempre es un precursor de la enfermedad autoinmune), así como reducir los niveles de anticuerpos tiroideos.

El mejor lugar para empezar cuando se trata de identificar sus propias sensibilidades alimentarias particulares, es con una dieta de eliminación. El primer paso será eliminar el gluten, los lácteos, la soja y otros alimentos a los que sospeche que puede ser reactivo. Entre ellos pueden estar las frutas y verduras que ha estado comiendo siempre. Evite estos alimentos por completo durante al menos dos semanas. Durante este tiempo, anote sus síntomas. ¿Cuáles han mejorado? ¿Cuáles persisten?

Una vez que haya pasado un período de semanas sin los alimentos sospechosos de ser irritantes, intente volver a introducirlos lentamente uno a uno, esperando varios días entre cada alimento para observar si vuelve a aparecer algún síntoma. Muchas personas notan una reacción inmediata cuando reintroducen un alimento al que son sensibles. Si esto le ocurre, tómelo como un indicio muy claro de que debe evitar ese alimento.

Para las sensibilidades alimentarias más difíciles de identificar, recomiendo el test de laboratorio Alletess, que puede solicitarse a través de su médico de cabecera. Si prefiere pedir el kit de prueba casero, MyMedLab ofrece dos opciones para probar los alimentos más comúnmente consumidos: el Panel de Alimentos 184 y el Panel de Alimentos 96.

Sanar el intestino

Además de las sensibilidades alimentarias, varios patógenos como el Blasto y el H. pylori, así como el crecimiento excesivo de la flora normal que se observa en los casos de infecciones por SIBO o Cándida, pueden causar inflamación intestinal y provocar problemas de malabsorción de proteínas.

S. boulardii, una levadura benéfica, puede ser muy beneficiosa para eliminar estos patógenos, lo que a su vez permite la curación del intestino y una mejor absorción de los nutrientes. Recomiendo empezar con 2 cápsulas al día, y poco a poco ir subiendo hasta una dosis terapéutica de hasta 2 cápsulas, 3 veces al día.

Añadir un probiótico de calidad a diario, como Probiotic 50B de Pure Encapsulations, también puede ayudar a mejorar su salud intestinal, ya que un microbioma intestinal desequilibrado puede provocar permeabilidad intestinal.

También conocida como intestino permeable, la permeabilidad intestinal se produce cuando las uniones estrechas que forman el revestimiento de los intestinos se dañan y se aflojan. Esto permite que las sustancias tóxicas sean absorbidas por el torrente sanguíneo, haciendo que el cuerpo las reconozca como invasores extraños. Esto provoca una inflamación en el cuerpo, ya que empieza a atacar a los intrusos, y finalmente conduce a la autoinmunidad.

Hay numerosos factores que pueden causar la permeabilidad intestinal, incluyendo la fatiga suprarrenal, el alcohol, la disbiosis, las deficiencias enzimáticas, la sensibilidad a los alimentos, las infecciones intestinales, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), el agotamiento de los nutrientes y varias toxinas.

Para saber más sobre cómo abordar las causas fundamentales de la permeabilidad intestinal, te animo a que eches un vistazo a mi artículo sobre la salud intestinal.

También podemos añadir algunos otros micronutrientes que pueden ayudar al proceso de reconstrucción del cuerpo, especialmente con algunos nutrientes de los que muchas personas con Hashimoto son deficientes. A menudo recomiendo a mis clientes la L-glutamina y el zinc, para favorecer una digestión saludable.

  • La L-glutamina suele estar agotada en personas con Hashimoto y estrés crónico. Como se mencionó anteriormente, este aminoácido es esencial para el revestimiento adecuado del intestino y la función inmune, y puede ayudar a apretar las uniones intestinales, lo que permite que el intestino se cure y los nutrientes se absorban mejor. Se ha demostrado que la L-glutamina reduce la permeabilidad intestinal en sujetos con la enfermedad de Crohn.La L-glutamina se dosifica diariamente a razón de 0,5 gramos de glutamina por kilogramo de peso corporal ideal.*.

*Para calcular su peso corporal ideal (PCI), utilice la siguiente fórmula:

Hombres: PCI = 50 kg + 2,3 kg por cada pulgada de más de 1,5 metros

Mujeres: PCI = 45,5 kg + 2,3 kg por cada pulgada de más de 1,5 metros

  • El zinc es otro nutriente clave que suelo recomendar como suplemento, ya que la deficiencia de zinc puede ser el resultado de una dieta baja en proteínas o una dieta rica en fitatos (compuestos que se encuentran en los cereales integrales, los frutos secos y las semillas que pueden hacer que el zinc no sea absorbible en el cuerpo). La deficiencia de zinc también es un efecto secundario común de los medicamentos tóxicos como los IBP (inhibidores de la bomba de protones), y a menudo es un desencadenante del intestino permeable. Suelo recomendar dosis de no más de 30 mg al día, a no ser que se trabaje con un profesional que aconseje dosis más altas. Para garantizar una absorción adecuada, los suplementos de zinc deben tomarse con los alimentos.

Suplementos adicionales para ayudar a reducir la inflamación

Ciertos nutrientes y enzimas pueden apoyar las respuestas antiinflamatorias dentro del cuerpo y ayudar a reducir la inflamación. Como ventaja adicional, ¡es probable que reduzcan cualquier dolor muscular que pueda tener! Algunos de los que recomiendo son

  • Ácidos grasos Omega-3: Estos ácidos grasos ayudan con los síntomas y condiciones asociadas con la inflamación como el dolor, la permeabilidad intestinal y los dolores musculares. Las investigaciones han descubierto que, en comparación con el ibuprofeno de venta libre, los ácidos grasos omega-3 reducen igualmente el dolor artrítico y son una alternativa mucho más segura para la reducción del dolor a largo plazo. Estos son algunos de los suplementos de omega-3 que recomiendo:
  1. EPA/DHA Essentials de Pure Encapsulations, 2 cápsulas al día con la comida
  2. OmegAvail™ Synergy de Designs For Health, 2 cápsulas al día con la comida
  3. Aceite de hígado de bacalao ártico de Nordic Naturals, una cucharadita al día
  • Cúrcuma (la curcumina es el componente activo): Se trata de una gran opción natural contra el dolor y la inflamación que puede ser útil para reducir las condiciones autoinmunes, reducir la inflamación de las articulaciones y proporcionar apoyo antiinflamatorio para una variedad de condiciones gastrointestinales. También puede ayudar a desintoxicar el cuerpo de metales pesados. Puedes añadir cúrcuma a tus recetas favoritas, o tomar 1 cápsula al día de Rootcology Curcumin Absorb para el apoyo antiinflamatorio.
  • Systemic Enzyme Complex de Pure Encapsulations: Estas enzimas apoyan la salud de los músculos y las articulaciones, y aceleran la reparación de los tejidos reduciendo la inflamación. También se ha encontrado que las enzimas proteolíticas apoyan el confort muscular y la recuperación de la función contráctil, como se indicó en un estudio en humanos controlado con placebo que involucró a atletas. Tomar 2 cápsulas, 1-2 veces al día, entre las comidas.
  • Vitamina D: Aunque es bien sabido que la vitamina D ayuda a mantener la densidad de la masa ósea y a reducir la tasa de pérdida de hueso, también ayuda a mantener la estructura y la función de las fibras musculares. (Los niveles bajos de vitamina D se asocian a una menor fuerza muscular, una mayor inestabilidad corporal, caídas y discapacidad en los adultos mayores). La vitamina D también tiene propiedades antiinflamatorias y se ha estudiado que reduce el dolor muscular. Como se ha demostrado que la cantidad diaria recomendada de 400 UI de vitamina D es inadecuada para la mayoría de las personas, suelo recomendar 5.000 UI al día como punto de partida para mis clientes con Hashimoto. Tomar suplementos de vitamina D con una comida puede ser útil para aumentar su absorción en un 30-50 por ciento. Sin embargo, también recomiendo vigilar los niveles de vitamina D para asegurarse de que está dentro del rango óptimo (60 a 80 ng/mL para una función óptima del receptor tiroideo y del sistema inmunitario).

¿Qué pasa con el ejercicio?

Demasiado ejercicio intenso, sin reposición, puede conducir a una mayor pérdida de músculo y ser contraproducente para sus objetivos. Sin embargo, la cantidad y el tipo de ejercicio adecuados, apoyados por la dieta y los suplementos específicos, pueden ayudar a que el cuerpo pase a un estado anabólico en el que volvamos a construir músculo.

Pruebe algunas actividades sencillas de entrenamiento muscular. Éstas restablecen el equilibrio entre los procesos de descomposición (catabólicos) y de construcción (anabólicos) que ocurren en el cuerpo. Para empezar, recomiendo los siguientes ejercicios suaves de construcción muscular, de una a tres veces por semana:

  • Yoga: Esta actividad suave se centra en la respiración, la atención y los estiramientos. (El yoga también es un excelente ejercicio para reducir el estrés).
  • Pilates: Este ejercicio trabaja para reacondicionar y realinear el cuerpo, mejorando nuestra postura y la forma en que movemos los músculos, lo que lleva a un fortalecimiento y tonificación gradual del cuerpo.
  • Levantamiento de pesas: El levantamiento de pesas ayuda a aumentar la musculatura al poner el cuerpo en modo de “acumulación anabólica”. Como regla general, sólo debes hacer ejercicios que te hagan sentir mejor. Si te sientes más cansado después de hacer ejercicio, significa que tus glándulas suprarrenales aún no están preparadas para ello (si haces un ejercicio demasiado duro, probablemente estés aumentando tus niveles de cortisol). Si las cosas empeoran incluso con el ejercicio suave, puede haber una necesidad de apoyo suprarrenal adicional.

Puede que se pregunte, ¿qué pasa con las actividades más intensas como los ejercicios aeróbicos? Los ejercicios aeróbicos que aumentan nuestro ritmo cardíaco (como montar en bicicleta, correr y clases de step) pueden en realidad empeorar el proceso catabólico. Creo que el ejercicio aeróbico es estupendo, pero tenemos que ser lo suficientemente fuertes para realizarlo. Un esfuerzo excesivo provocará la degradación del músculo. Uno de mis mentores, el Dr. Dan Kalish, siempre dice que levanta pesas para poder ser lo suficientemente fuerte como para pasar muchas horas en bicicleta. Una vez más, haz sólo los ejercicios que te hagan sentir mejor. Conoce los límites de tu cuerpo y asegúrate de no abrumarlo.

Lo que hay que saber

El desgaste muscular relacionado con la atrofia muscular, también conocido como sarcopenia, es a menudo una condición que se pasa por alto, y la mayoría de la gente no piensa en la tiroides como la raíz de la misma – pero es un síntoma común de aquellos con Hashimoto. A veces está relacionado con los niveles de la tiroides – otras veces, con la deficiencia de proteínas.

Si usted está experimentando problemas relacionados con el desgaste muscular, la buena noticia es que, en muchos casos, el simple hecho de iniciar u optimizar la terapia de reemplazo de la hormona tiroidea puede mejorar sus síntomas. Si tiene problemas musculares y aún no se le ha diagnosticado una afección tiroidea, un buen primer paso sería hacerse una prueba de anticuerpos tiroideos.

Si ya tiene un diagnóstico, empiece a buscar y abordar la causa principal de su desgaste muscular. Recuerde que debe hacer las cosas simples primero… centrarse en el aumento de los bloques de construcción de sus músculos mediante el aumento de su consumo de proteínas, ayudando a la digestión de proteínas, y la suplementación con nutrientes clave, como la carnitina. A continuación, apoye la salud suprarrenal para equilibrar la producción de hormonas y ayudar al cuerpo a volver a un estado anabólico, donde pueda construir tejido muscular.

A continuación, trabaja para reducir la inflamación identificando las sensibilidades alimentarias y apoyando tu salud intestinal, lo que puede implicar el uso de S. boulardii para eliminar los patógenos que pueden ser la causa de tus síntomas. Considere la posibilidad de añadir algunos suplementos para ayudar a reducir la inflamación, como la L-glutamina, la vitamina D, las enzimas sistémicas y los ácidos grasos.

Por último, añada niveles adecuados de ejercicio (¡no se exceda!).

Para empezar hoy mismo con una dieta que apoye más la Causa Raíz (eliminando los alimentos reactivos y los carbohidratos, y proporcionando al mismo tiempo proteínas y grasas de calidad óptima), echa un vistazo a mi libro de cocina, Hashimoto’s Food Pharmacology: ¡Protocolos de Nutrición y Recetas Curativas para Tomar las riendas de tu Salud Tiroidea!

También hay algunas empresas que me encantan que ayudan a asegurar que la proteína de más alta calidad llegue a la mesa de su familia:

  • Vital Choice – Mariscos silvestres y alimentos orgánicos, cosechados de la manera correcta.
  • Butcher Box – ¡Carnes de alta calidad entregadas directamente en tu puerta! (¡Usa mi código THYROID para obtener 10 dólares de descuento en tu pedido!)
  • US Wellness Meats – Opciones de carne saludable de animales alimentados correctamente.
  • Paleo On The Go – Deliciosas comidas listas para servir, ¡todo lo que tienes que hacer es calentarlas!
  • Paleo Valley Grass Fed Beef Sticks – Bocadillos con proteínas que son perfectos para cuando necesitas algo rápido y fácil (y para viajar).

Espero que esto te ayude y te deseo lo mejor en tu viaje de curación.

Para futuras actualizaciones y recetas, ¡asegúrate de seguirnos también en Facebook e Instagram! Me encanta escuchar a nuestra comunidad (y no te olvides de compartir tu historia relacionada con tu propio viaje de Hashimoto).

Crítico Interno

Crítico Interno

Todos tenemos dos voces diferentes en nuestro interior: una que nos nutre y otra que nos critica; una que nos eleva y otra que nos hunde. Ambas voces tienen un papel que desempeñar. La que nos nutre por dentro nos da compasión y nos anima, mientras que la crítica por...

leer más
Probióticos reales (vivos)

Probióticos reales (vivos)

Los beneficios de los suplementos probióticos se sospechan desde hace más de 2000 años, cuando Hipócrates -el antiguo médico griego ampliamente conocido como el padre de la medicina moderna- identificó el intestino como el punto central de la salud de todo el cuerpo....

leer más
Selecciona una opción
USD Dólar de los Estados Unidos (US)